La cocina, un espacio en clave de salud

¿Quién no ha tenido charlas superlargas en la mesa de la cocina con una taza entre las manos? ¿Cuántos no hemos estudiado en la cocina? No son pocas las veces que los niños hacen deberes mientras meriendan y lo hacen en esta habitación. Y en el fin de semana, amigos, copa en mano, charlando y haciéndonos compañía mientras acabamos la cenita. ¿A qué os resulta muy familiar?

La cocina es una de esas estancias donde muchos nos sentimos cómodos aunque no sepamos muy bien por qué.  Quizás por el instinto ancestral de la comida o el calor de los fuegos que nos ha ido llevando generación tras generación a la costumbre de estar en ella. Lo cierto es que en la cocina “se cuecen” muchas cosas.

Es posible que haya personas que por su trabajo pasen poco tiempo en la cocina, si bien, la mayoría desayunamos y/o cenamos en casa.

Hay varios factores que nos están llevando de vuelta a cocinar: la nueva organización en las empresas con salas de descanso y comedor que nos permiten traernos la comida de casa, el teletrabajo o las últimas tendencias en gastronomía, modifican también nuestros hábitos.

Cocinar se ha puesto de moda, hay mucha asistencia a los talleres de cocina y se regala la experiencia de ser ‘chef’ para aprender técnicas y practicarlas luego en casa. Las publicaciones culinarias en los quioscos y en Internet, nos presentan portadas de imágenes de comidas atractivas y muy coloridas que se pueden preparar sin ninguna dificultad.

Ha crecido el interés en saber más sobre los alimentos y la influencia que tienen en nuestro organismo. Quizás estamos aprendiendo que una alimentación sana es la base de una buena salud.

Y ya que estamos en una zona  “saludable” intentaremos que su diseño también lo sea. Quizás no cada día pero normalmente se desayuna, come, merienda y cena en la cocina y nos gustará que ésta sea acogedora, cómoda y con una cuidada organización del espacio. Aspectos como la iluminación, la ventilación, los materiales, los electrodomésticos, la ergonomía y algunos más se tendrán en cuenta al proyectar una cocina en clave de salud.

Si podéis tener una ventana generosa que os proporcione ventilación y luz natural sería perfecto.

La luz natural es la más beneficiosa para la salud y la ventilación es muy, pero que muy necesaria. Estamos perdiendo la costumbre de ventilar y la calidad del aire interior se ha visto muy perjudicada con ello. Vivimos en la zona mediterránea, podemos ventilar de forma natural todo el año. Para los que viven en ciudades o zonas con mucho tráfico rodado habrá que ventilar en las horas menos contaminantes. Qué bien que ya fueran todos los vehículos eléctricos, ¿verdad?

La disminución de la contaminación por combustible y también la de la contaminación acústica serían de agradecer…

¿Os imagináis silencio y aire limpio? … Entre todos, ¡podemos!

 

 

Lucius & Cornelia – Interiorisme Saludable

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.